La educación universitaria como herramienta de desarrollo regional

La inequidad y la falta de voluntad política de los mandatarios de turno limitan el acceso y permanencia universitaria de la mayor parte de la población colombiana, en especial a la más vulnerable,

Por: Cristian Andrés Rojas Torres, Abogado y Avaluador de bienes.

 

El panorama histórico de inequidad de la población colombiana y el desarrollo limitado de las actividades económicas del empresariado tolimense, requiere la implementación de herramientas que permitan fortalecer y consolidar la economía departamental, de manera que se haga frente al actual y futuro panorama de desempleo.

Por esto, los países y sus regiones han adoptado como principal herramienta la inversión económica en sus instituciones oficiales para el fortalecimiento de la educación, en especial la superior, la cual en pleno reconocimiento de las libertades individuales aporta al avance y progreso social, con sociedades justas, productivas y equitativas que enriquezca la cultura, el espíritu y los valores de los ciudadanos.

En síntesis, el pregrado en las universidades públicas “engloba una amplia gama de funciones de carácter social, cultural y político” que no se debe evaluar exclusivamente desde lo económico sino también en el “papel fundamental de preservación y expansión de nuestra cultura y herencia histórica” (Ruiz, 2009, pág. 9)

Pese a lo anterior, la inequidad y la falta de voluntad política de los mandatarios de turno limitan el acceso y permanencia universitaria de la mayor parte de la población colombiana, en especial a la más vulnerable, que por la carencia de recursos y por la falta de oportunidades se les dificulta llegar y concluir este ciclo académico, problema que se agudiza en las regiones al no contar con una regulación normativa de orden nacional o una política pública que le permita establecer estrategias para el acceso en términos de gratuidad.

Es entonces, cuando desde las regiones en atención a la ausencia de regulaciones normativas y medidas Nacionales, lideres innatos como Óscar Barreto Quiroga desde su ejercicio como Gobernador del Tolima en el período 2008-2011 y 2016-2019 abanderó y dio los primeros pasos para la gratuidad académica al implementar un programa de cupos para pregrado universitario, dándole de manera posterior continuidad a dicha iniciativa en los escenarios sociales y políticos en los que participa.

Estando acompañado del liderazgo de su coequipero el profesor Gerardo Yepes Caro quien desde su ejercicio y trayectoria como docente de zona rural durante 16 años impulsó la gratuidad académica y de manera posterior con la elección como Diputado de la Asamblea del Departamento del Tolima en el periodo 2020-2023 apoyó, respaldó y votó de manera favorable en cada debate para lograr lo que hoy conocemos como el otorgamiento del beneficio transitorio de la gratuidad educativa dirigida a los estudiantes de pregrado de la Universidad del Tolima.

Con la actual aspiración y experiencia de Oscar Barreto Quiroga al Senado y Gerardo Yepes Caro a la Cámara de Representantes por el Tolima para las elecciones al Congreso de la República del próximo 13 de marzo de 2022, se impulsará en la respectiva corporación un proyecto legislativo concertado con los agentes sociales, culturales, políticos y económicos, para establecer de manera permanente la gratuidad para el acceso a la Educación Universitaria de la población más vulnerable en el nivel pregrado en todas las instituciones oficiales del País.

De manera que con el impulso desde un escenario Legislativo, tengamos Regiones más fuertes y se logre con esto una de las “formas más eficaces para incentivar el crecimiento y desarrollo económico” (Banco de la República, 2014) al tener “un mejor desarrollo cognitivo y a una mayor formación de la capacidad crítica, reflexiva y analítica del educando”. (Presidencia de la República, 1994) de manera que en un futuro se cuente con un mercado interno tolimense, el cual se vea afianzado por la creación y expansión de bienes y servicios.