Dólar TRM $4.881,41     UVR 321,80     DTF (EA) 12,86%     Desempleo (Total Nacional) 10,7%     IPC (Índice de Precios al Consumidor) 0,72%     PIB (Producto Interno Bruto) 7%     Café (Dólar por libra) US$ 2,23     Petróleo WTI (Dólares por barril) US$ 76,55

Escuela de Gobierno

La formación integral del ser humano es una exigencia moral y ética, máxime cuando sus objetivos son ocupar cargos de representación ciudadana. Es innegable que tan dañino como la corrupción es el desconocimiento de las funciones en los cargos públicos. En cientos de ocasiones esa incompetencia ha provocado que acciones de gobierno se vean frenadas, que no impacten de manera positiva a las comunidades y que generen atraso al desarrollo de las políticas públicas en beneficio de la gente.

Poder formar hombres y mujeres es un proceso de altísima importancia para fortalecer aspectos que nos permiten edificar fuertes bases éticas y de conocimiento sobre la administración pública, hacienda pública, desarrollo de proyectos, construcción de políticas públicas en buen gobierno y demás, que nos garantizarán que la labor de esas personas en los cargos públicos que ostenten será mucho mejor y que sus acciones estarán orientadas a establecer una genuina y activa cercanía con la gente para entender y resolver sus problemáticas.

El ejercicio de gobernar debe estar soportado en las bases del conocimiento, de la experiencia y del sentido común. Gobernar demanda tiempo, entrega total, conformación de un muy buen equipo de trabajo y sensibilidad social para entender con claridad a las comunidades y poder convertir sus sueños, anhelos y necesidades en realidades. Los hechos son el fin único de la acción política, es la mayor responsabilidad de quienes tienen la representación popular; la conexión con la gente debe ser permanente, participativa y sintonizada con sus prioridades. Se debe entender con calidad y como valor absoluto que la política es un instrumento para servir y no para servirse.

Lo anterior en el ejercicio de gobierno, pero también hemos puesto los ojos en la formación de buenos candidatos. Es importante que quienes aspiren a cargos de elección popular, no pierdan de vista su responsabilidad en el proceso de campaña. No irrespetar a la ciudadanía con promesas falsas o con imposibles por ganar votos es entre otros, uno de nuestros propósitos fundacionales de esta Escuela de Gobierno. Nuestros candidatos serán personas serias en sus planteamientos, conocedores de sus territorios y de las necesidades de las comunidades, cumplidores de la palabra y trabajadores incansables para conseguir el bienestar común.

Esta Escuela de Gobierno, es el comienzo de la construcción de los nuevos liderazgos, de una manera especial de hacer política y de gobernar para la gente. La preparación es fundamental en todos los aspectos de la vida, pero repito, en el sector público deben estar siempre hombres y mujeres con solidez moral y la preparación adecuada para encarar el gran reto de trasformar los territorios, mejorar la calidad de vida de cada uno de los ciudadanos en el marco doctrinal de la Seguridad para la Gente.

Bienvenidos.